No a la Ley Mordaza

El 20 de diciembre miles de personas saldrán a la calle para decir bien alto y bien claro que NO vamos a aceptar la aprobación de la Ley Mordaza. Personas de todo tipo y condición, colectivos sociales, sindicales, vecinales, de defensa de derechos humanos, antirepresivos, feministas, migrantes, trabajadoras sexuales y un largo etcétera saldremos a decir que NO permitiremos tal ataque a nuestros derechos y libertades.

El pasado 3 de diciembre se aprobó en el Congreso el texto de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como la Ley Mordaza, con los únicos votos del Partido Popular. Partido que sigue sordo a todo lo que le llega desde la calle e incluso desde las butacas del propio Congreso. Los gritos de protesta molestan, desordenan, alteran a sus señorías, que andan demasiado ocupados con sus Gurtel, Bárcenas, Fabra y Matas como para escuchar algo de lo que pasa fuera de sus despachos y oficinas. Lo que pasa en la calle y en las casas vaciadas a la fuerza, en los hospitales sin camas o las escuelas sin calefacción. Pero parece que los gritos son ya tan fuertes que empiezan a perturbarles, así que se han decidido a imponer el silencio. Habrá mayoría silenciosa se quiera o no. Y punto.

La aprobación en el Senado se presenta como un mero trámite, a no ser que las movilizaciones ciudadanas lo impidan. De ahí la importancia de salir a la calle y presionar para impedir el mayor retroceso en los derechos civiles y políticos en años. Fue la movilización y acción de los movimientos feministas y de derechos humanos lo que paró la Ley contra el Aborto y será la movilización lo que parará a ésta.

No hay alternativa: la Ley Mordaza es la arbitrariedad, el control y la censura hecha ley. Cacheos corporales en plena calle, pudiendo implicar incluso el desnudo (artículo 20); retenciones por parte de los agentes y listas negras de infractores (art. 16); controles en las vías públicas (art. 17); constancia de la identidad de las personas que entren en un locutorio y haga uso de sus servicios (art. 25); filas cero en espectáculos públicos reservados a la “autoridad gubernativa” que podrá suspender la actividad si lo considera oportuno (art. 27), son algunas de las cuestiones que prevé la Ley, y de las que quizá se habla menos por no ser tan mediáticas.

La lista de potestades de los agentes y de las infracciones relacionadas con el derecho de reunión y manifestación y la libertad de información es larga, como se ha venido difundiendo por entidades y plataformas como No somos delito y Desobediencia 2014. Desde parar un desahucio a manifestarse por la sanidad pública en un hospital, la ocupación pacífica de una sede bancaria o una concentración no comunicada cerca del congreso o parlamentos son conductas que pretenden prohibirse y sancionarse con multas de hasta 30.000 o incluso 600.000 euros en algunos casos.

Nos amordazan

Si ya era de por sí grave el contenido de la Ley, el Gobierno pretende aprovechar ésta para modificar la actual Ley de Extranjería y permitir las “devoluciones en caliente”, es decir, la expulsión de personas migrantes en la frontera vulnerando de forma flagrante el derecho de asilo y todas las normas internacionales sobre la materia.

Pretenden amordazar nuestros anhelos de cambio y transformación mediante leyes como ésta y la reforma del código Penal. Pretenden criminalizar la disidencia mediante operaciones policiales espectaculares e imponiendo prisión preventiva, como a las siete personas privadas de libertad en el marco de la Operación Pandora. Ante este ataque tan grave a los derechos humanos y la democracia, la respuesta no puede ser otra que la movilización masiva y la desobediencia civil.

Nos vemos en la calle!

Rereguarda en moviment

Busca aquí la convocatoria de tu ciudad.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa